Las dos novelas que retendrán nuestra atención fueron publicadas en Buenos Aires por la editorial Sudamericana en 1969. La de Puig se consolidó, muy rápido y casi unánimemente, como la novela del año, ventas y críticas elogiosas le llovieron parejo. Es más, de inmediato su título fue utilizado para bautizar, a modo de homenaje, una colección de calzado femenino de Madame Frou-Frou, una de las tiendas más chic del swinging porteño, cuya vitrina exhibía zapatos de plataforma entre varios ejemplares de la novela. La de Saer, en cambio, pasó más bien desapercibida, aunque no por ello dejo de ser comentada con entusiasmo por algunos pocos medios especializados. Tuvieron que transcurrir muchos años para que la obra de Saer fuera reconocida como una de las más importantes de la literatura argentina del siglo XX, y para que Cicatrices fuera comprendida como la primera gran novela de su período más fértil y experimental.

Este club de lectura invita entonces, a demorarse en dos novelas que vieron la luz el mismo año. 1969 es, por cierto, un año excepcional para la literatura y la política argentina. En paralelo al comentario detallado de las novelas, revisaremos algunas notas, reseñas y entrevistas de la prensa de la época, con el objetivo de aproximarnos al contexto en el que se publicaron por primera vez.

La idea de este club es hacer lugar a las ocurrencias, a las preguntas, a las imaginaciones o a las digresiones que susciten en cada quien la lectura de estas novelas. No se requieren conocimientos previos, basta y sobra con las ganas y la curiosidad por compartir una lectura grupal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.