Nosotr*s

Alma Negra somos Silvana y Gaspar, dos amig*s fascinad*s con el mundo de los libros a quienes les interesa poner de relieve aquello que consideramos lecturas críticas de la realidad, de lo social, de la existencia. Particularmente lo que permita cuestionar el pensamiento binario y todo tipo de discriminación y desigualdad. Nos entusiasman particularmente las escrituras LGBTI+, feministas, antirracistas y antifascistas, así como la música, el cine, la filosofía, la poesía y la narrativa. 

Gaspar es librero desde hace tiempo. Su vida transcurre entre lecturas y películas. Ser librero es un oficio, de aquellos antiguos, que se ejercen con gusto. Con gusto hacia l*s lector*s, hacia las editoriales, hacia las ferias (que ojalá regresen pronto) y hacia todo lo que se ramifica desde nuestras lecturas públicas y privadas.

Silvana fue profesora universitaria e investigadora durante muchos años. Desde allí, también lectora y escritora. Últimamente, lo que ha sido una bisagra para este tránsito hacia el mundo librero, ha sido también traductora. Vive hace mucho tiempo entre libros, gatos y música de fondo. Tenía el proyecto de montar una librería hace ya tanto que no recuerda exactamente cuando. En su cabeza tuvo muchos nombres, formas, estilos y ramificaciones, pero siempre pensó que su gusto por la lectura y la escritura tomaría ese rumbo, distinto del académico, donde poder moverse entre libros de los cuales no sólo ella fuese la destinataria.

Como escribimos en nuestro Manifiesto, queremos insistir aquí que con Alma Negra buscamos acoger y crear una comunidad lectora y autorial interesada en descubrir y encontrar en un solo lugar referencias literarias que aborden temas de interés crítico, apostando por el diálogo, el debate y la colaboración que pueden propiciarse a partir de los libros como soportes materiales y simbólicos. Lo que buscamos nos caracterice como nuevo proyecto librero, es cuestionar y traspasar el límite existente entre el libro y l* lector*, entre la librería y el público, invitando a este último a participar en las distintas actividades y ámbitos que forman parte del cuerpo del proyecto. 

Por estas razones, si bien Silvana y Gaspar nos presentamos aquí como “nosotr*s”, esperamos que Alma Negra seamos much*s más.