Del Concilio de Trento al SIDA. Una historia del Barroco

Editorial: Prometeo
Año: 2017
Ciudad: Buenos Aires

Desde los ilustrados a los románticos, desde los modernistas a los vanguardistas, todos pensaron la cultura del Barroco y todos creyeron ser los primeros que entendían por primera vez ese período complejo y en gran medida controversial. El propósito de este libro es elaborar una interpretación de esta larga historia de recuperaciones, rechazos y celebraciones. El Barroco se asemeja a un objeto que va cambiando de manera coherente desde principios del siglo XVIII a partir de una serie de interpretaciones históricas que conforman lo que Hans Robert Jauss denomina una cadena de recepción. Cuando los románticos reivindicaron el teatro del siglo XVII, no lo hicieron porque creyeran que éste era regular y armónico, sino porque la irregularidad, la extrañeza y la deformidad habían comenzado a ser interesantes para el arte y la poesía. El siglo XVII puede ser comprendido como un período que intenta responder a la pregunta de cómo organizar la política, la religión y el lenguaje bajo una doble exigencia: por una parte, haciéndose cargo del conocimiento laico y el antagonismo que recorría la sociedad y, por la otra, estableciendo sobre esa base algún tipo de organización social e intelectual.

$15.500

1 disponibles

Descripción

Desde los ilustrados a los románticos, desde los modernistas a los vanguardistas, todos pensaron la cultura del Barroco y todos creyeron ser los primeros que entendían por primera vez ese período complejo y en gran medida controversial. El propósito de este libro es elaborar una interpretación de esta larga historia de recuperaciones, rechazos y celebraciones. El Barroco se asemeja a un objeto que va cambiando de manera coherente desde principios del siglo XVIII a partir de una serie de interpretaciones históricas que conforman lo que Hans Robert Jauss denomina una cadena de recepción. Cuando los románticos reivindicaron el teatro del siglo XVII, no lo hicieron porque creyeran que éste era regular y armónico, sino porque la irregularidad, la extrañeza y la deformidad habían comenzado a ser interesantes para el arte y la poesía. El siglo XVII puede ser comprendido como un período que intenta responder a la pregunta de cómo organizar la política, la religión y el lenguaje bajo una doble exigencia: por una parte, haciéndose cargo del conocimiento laico y el antagonismo que recorría la sociedad y, por la otra, estableciendo sobre esa base algún tipo de organización social e intelectual.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.