Figuras anómalas de la lectura

Autor(es): Rivera Hutinel, Marcela
Editorial: Ediciones Macul
Año: 2024
Ciudad: Santiago

Es este un libro que se lee –se hace leer– sugiriendo a cada paso una inquisitiva, o dos, o tres: no tanto ¿qué es la lectura, el leer?, sino ¿qué tipo de actividad es esta, si es una actividad y de qué modo? ¿Qué hace leer? ¿Qué hago yo cuando leo? Y también, segunda inquisitiva: suponiendo que el libro es un objeto privilegiado de la lectura, ¿qué clase de cosa es un libro?, es decir, ¿cómo estamos acostumbrados a comportarnos respecto de un libro y por qué, qué va supuesto en ese comportamiento, en esa relación? ¿Qué se hace con un libro, cuando se lo lee? ¿Qué hace un libro con nosotras, nosotros, y con esa otra, ese otro, que no se ampara en ese nos? En fin, la tercera, ¿qué se juega cuando se lee literatura?, ¿es juego la literatura, o va en serio?, ¿qué puede y no puede hacer la seriedad filosófica con la literatura y a qué llamamos así a propósito de ese poder y no poder? Y, como addendum: ¿qué le hace la literatura a la filosofía?

Estas preguntas vienen inducidas por el título y por una palabra del título: Figuras anómalas de la lectura. Anómalas. Anómalo es algo irregular, desigual (es la acepción del griego anómalos, an-omalós), anormal, extraño. Este libro nos acerca a escrituras y lecturas que trastornan los modos en que se estaba acostumbrado a leer de principio a fin, es decir, asumiendo que hay algo así como un principio y algo así como un fin. Y un medio. La concepción del discurso como un viviente (hósper zóon) en que convergen Platón (Fedro) y Aristóteles (Poética) ha ejercido poderosa autoridad en esto. Y lo ha hecho, probablemente, porque le habla al animal que tiene discurso. Entonces, en lo que ocupa a este libro se trata de otro animal, no uno de costumbres, que le permiten igualarse a sí mismo y así tenerse y mantenerse en regla, sino uno anómalo, un anómal. –Pablo Oyarzún R.

$20.000

4 disponibles

Descripción

Es este un libro que se lee –se hace leer– sugiriendo a cada paso una inquisitiva, o dos, o tres: no tanto ¿qué es la lectura, el leer?, sino ¿qué tipo de actividad es esta, si es una actividad y de qué modo? ¿Qué hace leer? ¿Qué hago yo cuando leo? Y también, segunda inquisitiva: suponiendo que el libro es un objeto privilegiado de la lectura, ¿qué clase de cosa es un libro?, es decir, ¿cómo estamos acostumbrados a comportarnos respecto de un libro y por qué, qué va supuesto en ese comportamiento, en esa relación? ¿Qué se hace con un libro, cuando se lo lee? ¿Qué hace un libro con nosotras, nosotros, y con esa otra, ese otro, que no se ampara en ese nos? En fin, la tercera, ¿qué se juega cuando se lee literatura?, ¿es juego la literatura, o va en serio?, ¿qué puede y no puede hacer la seriedad filosófica con la literatura y a qué llamamos así a propósito de ese poder y no poder? Y, como addendum: ¿qué le hace la literatura a la filosofía?

Estas preguntas vienen inducidas por el título y por una palabra del título: Figuras anómalas de la lectura. Anómalas. Anómalo es algo irregular, desigual (es la acepción del griego anómalos, an-omalós), anormal, extraño. Este libro nos acerca a escrituras y lecturas que trastornan los modos en que se estaba acostumbrado a leer de principio a fin, es decir, asumiendo que hay algo así como un principio y algo así como un fin. Y un medio. La concepción del discurso como un viviente (hósper zóon) en que convergen Platón (Fedro) y Aristóteles (Poética) ha ejercido poderosa autoridad en esto. Y lo ha hecho, probablemente, porque le habla al animal que tiene discurso. Entonces, en lo que ocupa a este libro se trata de otro animal, no uno de costumbres, que le permiten igualarse a sí mismo y así tenerse y mantenerse en regla, sino uno anómalo, un anómal. –Pablo Oyarzún R.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.

¡¡AHORA ALMA NEGRA ES TAMBIÉN EDITORIAL!!

Visita el sitio web de Alma Negra Editorial