Quién dijo que era fácil

Autor(es): Lorde, Audre
Editorial: Zindo & Gafuri
Año: 2019
Ciudad: Buenos Aires

«Audre Lorde tuvo tres nombres: Audrey, Audre y Gamba Adisa. El primero lo recibió de sus padres, en 1934. El segundo se lo dio a sí misma en su infancia, por amor a la simetría y a la aliteración. El tercero se lo dio en el lecho de muerte, en 1992, y quiere decir “la guerrera que se hace escuchar”. Un nombre ganado justamente: tanto se hizo escuchar que contribuyó a gestar a una ola entera del feminismo, el feminismo interseccional, el que vivimos hoy. Antes de que existiera esa palabra, la voz de Lorde se alzaba para demostrar que racismo, homofobia y patriarcado van de la mano. Con sus ensayos, su poesía y su militancia docente, Lorde creó un lenguaje para expresar, compartir y agrupar las experiencias de miles de mujeres que no encontraban en el feminismo de su época ningún lenguaje que las representara, porque ese feminismo denunciaba el agobio de una vida de ama de casa a la que ellas jamás podrían acceder. (…)» («Sobrevivir a la liberación: por qué necesitamos la poesía de Audre Lorde», Prólogo de Barbara Gudaitis).

$9.900

5 disponibles

Descripción

«Audre Lorde tuvo tres nombres: Audrey, Audre y Gamba Adisa. El primero lo recibió de sus padres, en 1934. El segundo se lo dio a sí misma en su infancia, por amor a la simetría y a la aliteración. El tercero se lo dio en el lecho de muerte, en 1992, y quiere decir “la guerrera que se hace escuchar”. Un nombre ganado justamente: tanto se hizo escuchar que contribuyó a gestar a una ola entera del feminismo, el feminismo interseccional, el que vivimos hoy. Antes de que existiera esa palabra, la voz de Lorde se alzaba para demostrar que racismo, homofobia y patriarcado van de la mano. Con sus ensayos, su poesía y su militancia docente, Lorde creó un lenguaje para expresar, compartir y agrupar las experiencias de miles de mujeres que no encontraban en el feminismo de su época ningún lenguaje que las representara, porque ese feminismo denunciaba el agobio de una vida de ama de casa a la que ellas jamás podrían acceder. (…) En el mundo hispanohablante, sus ensayos y discursos, recogidos en La hermana, la extranjera, circulan desde hace tiempo, en especial en ámbitos de formación feminista, de la mano del activismo lesbiano e interseccional. Pero sin la lectura de su poesía, ese acercamiento, aún si necesario, solo puede ser mutilado y parcial. La falta de traducciones (y quizás también por la lógica de parcelas del campo literario) ha impedido el cotejo complementario entre su pensamiento filosófico y su poesía, algo que este volumen busca remediar, aunque sea parcialmente. Esta traducción, que hasta el momento es la única edición de sus poemas en nuestra lengua, nos ofrece una pieza clave del proyecto político de Lorde, en el que la poesía juega un rol esencial. La selección de poemas recogidos podría recorrerse de la mano de los tres nombres de Lorde: Audrey, el nombre abandonado de la hija abandonada que lucha contra el dolor y el desamor, de tono intimista e introspectivo; Audre, el de la mujer que se da nacimiento a sí misma, y reencauza ese dolor hacia nuevas formas del amor; Gamba Adisa, el de la guerrera cuya arma son los nombres, con los que revela la injusticia y hace nacer a otras en su lenguaje. (…) («Sobrevivir a la liberación: por qué necesitamos la poesía de Audre Lorde», Prólogo de Barbara Gudaitis).

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.